Como comenté en un post anterior, seguimos con un repaso a las opciones que existen en el mercado para monitorizar servidores y aplicaciones. Ahora nos ocuparemos de Manage Engine.

Me-logo

 

ManageEngine es parte de Zoho que es una compañía a hacer software en modo SaaS con soluciones de correo, CRM, ERP, gestión de proyectos, etc… por lo general bastante completas para el usuario medio y a un precio razonable. ManageEngine sigue la misma filosofía, es decir, son paquetes de soluciones y herramientas para determinadas áreas a un coste razonable. Existen herramientas para monitorización (la que nos ocupa), Active Directory, help desk, seguridad IT, gestión de escritorios, etc… es decir todo para la gestión IT.  Yo personalmente con tanta herramienta me perdía un poco y tenía la sensación de que unas se pisaban un poco a otras y me resultaba confuso. Ahora en la web de Manage Engine está todo algo más claro.

Applications Manager es la herramienta que se preocupa de monitorizar la disponibilidad de servidores y aplicaciones y nos da indicadores sobre diversas métricas relativas a cada aplicación. Siguiente con el ejemplo que puse en el post anterior sobre Oracle en LogicMonitor, nos daría información sobre el llenado de tablespaces, por ejemplo. Con lo cual es muy útil para poder anticiparnos a cualquier incidencia que puede surgir tanto a nivel de servidor como de aplicación.

La instalación es un servidor local y es muy fácil y sencillita. Posteriormente se accede a través de una consola web desde la que se pueden definir alarmas, envío de correos al sobrepasar los umbrales y límites definidos, informes, monitorizar el estado de cada aplicación o servidor… La verdad es que es muy completo, y el interfaz es bastante amigable, como todo lo de Zoho.

default10

Se pueden definir diferentes usuarios con diferentes niveles de acceso por lo que podemos llegar a un nivel de gestión muy interesante en caso de que seamos un MSP o tengamos diferentes sedes. Aquí habría que hacer una mención a las diferentes ediciones . Existen 3 ediciones que en función del número de monitores nos permiten monitorizar nuestras aplicaciones. Aquí no hay mucho que decir. La cuestión está en que la única que permite una arquitectura distribuida nativa es la versión Enterprise , que es una pasta la verdad. Esto hace que sea el servidor en el cliente remoto el que se conecte al servidor central, mientras que si tenemos ‘visibilidad’ via VPN entre sedes/clientes contra el servidor central, no necesitaríamos esta función de la Enterprise y nos ahorramos un dinero.

A la hora del licenciamiento hay que recordar que aquí se licencia por ‘cosa que monitorizas’ o monitor. Es decir, una base de datos, un servidor , etc… Un servidor con 2 bases de datos, necesitaría 3 licencias, una para el servidor y otra para cada base de datos.

Puntos Fuertes

Los puntos fuertes desde mi punto de vista:

  • Se puede monitorizar cualquier tipo de aplicación, todo tipo de bases de datos, servidores de correo, ERP, sistemas operativos, servidores de aplicaciones, etc.. y con un nivel de detalle bastante completo. Además, viene predefinido con bastantes alarmas, por lo que casi es plug and play.
  • Realmente es muy muy completo a nivel de aplicaciones
  • La consola web hace que puedas acceder desde cualquier tipo de dispositivo (suponiendo que tengas ya gestionado el acceso remoto porque no olvidemos que se instala en servidores locales, no es SaaS)
  • A pesar del coste que supone licenciar cada cosa que se quiera monitorizar, el coste es aún así razonable.

Puntos Débiles

Los puntos débiles desde mi punto de vista:

  • La instalación en local. Si somos una organización nos obliga a poner un servidor para esto y a gestionar el acceso remoto a la consola. Para empresas medianas y grandes esta aproximación puede tener sentido , pero para PYME supone un coste extra que encarece la solución.
  • El licenciar por cada cosa supone que tenemos que tener muy claro que ponemos y que no ponemos en caso de que tengamos un presupuesto ajustado.
  • Para monitorizar hardware necesitas otra herramienta y conectar ambas, con lo cual también hay que licenciar la otra. No hay una herramienta que haga todo

Conclusión

Dependiendo de lo que queramos y necesitemos, ManageEngine Applications Manager puede ser la solución adecuada, sobre todo si estamos más focalizados en las aplicaciones que en el hardware. A nivel de licenciamiento es una puñeta que haya que licenciar cada cosa por separado, pero aun así el coste es asumible. Pero para mi el peor aspecto es que necesitas instalarlo en local y eso hace que desde mi punto de vista pierda atractivo, pero es la solución perfecta para cuando estamos monitorizando fundamentalmente aplicaciones y tenemos aplicaciones críticas o SLAs que cumplir. Por el nivel de detalle al que llega para aplicaciones es muy interesante, pero el hecho de que necesite una herramienta (y licencia) adicional para la parte de hardware, hace que la recomiende cuando nos movemos en el entorno de aplicaciones y no la recomiende tanto cuando necesito monitorización de hardware.